sábado, 28 de octubre de 2017

LISTA DE COTEJO PARA EVALUAR EL CUADERNO 1° "B"

LISTA DE COTEJO PARA EVALUAR EL CUADERNO DE LA ASIGNATURA DE LÓGICA

Nombre del alumno: ______________________________________________________
Grado: _______1°______    Grupo: ____”B”_____    Aula: _____D2_____

ASPECTOS A OBSERVAR
Los aspectos enumerados del 1 al 16 tienen un valor de 0.59 puntos cada uno.
MARCAR UNA   P  
CUANDO SI CUMPLE.
MARCAR UNA  S    
CUANDO NO CUMPLE.
1.    Portada con horario


2.    Criterios

3.    Temario

4.    Bibliografía

5.    Competencias

6.    Examen de diagnostico

7.    Conceptos

8.    Ejer. Gramática.

9.    Ejemplos Actos

10.  Ejercicio Actos

11.  Relación conceptos.

12.  Cuestionario Video Filosofía

13.  Segundo parcial. ejercicios premisas f y v.

14.  Argumentación.

15.  Ejercicio encontrar premisas y conclusiones.

16.  Tipos de argumentos. Deductivo, inductivo, analógico, etc.

17.  Tríptico. Insertado en una bolsa, elaborada con tres cuartos  de hoja de papel pegando los contornos de la hoja al cuaderno, excepto la parte de arriba para ahí insertar el tríptico.


CALIFICACION OBTENIDA=


PUNTOS MENOS EN CASO DE NO CUMPIR
PUNTOS A RESTAR
1.    Pasta maltratada y hojas desprendidas.
2
2.    Claridad y limpieza.
1
3.    Entrega del cuaderno fuera de tiempo
2

CALIFICACION FINAL=




TOTAL DE PARTICIPACIONES: _______________

LISTA DE COTEJO PARA EVALUAR EL CUADERNO 1° "C"

LISTA DE COTEJO PARA EVALUAR EL CUADERNO DE LA ASIGNATURA DE LÓGICA

Nombre del alumno: _________________________________________________

Grado: ______1°______    Grupo: ____”C”____    Aula: ___D3____

ASPECTOS A OBSERVAR
Los aspectos enumerados del 1 al 16 tienen un valor de 0.59 puntos cada uno.
MARCAR UNA   P  
CUANDO SI CUMPLE.
MARCAR UNA  S    
CUANDO NO CUMPLE.
1.    Portada con horario


2.    Criterios

3.    Temario

4.    Bibliografía

5.    Competencias

6.    Examen de diagnostico

7.    Conceptos

8.    Ejer. Gramática.

9.    Ejercicio Actos

10.  Relación términos. En clase

11.  Cuestionario Video Filosofía

12.  Segundo parcial. ejercicios premisas f y v.

13.  Arg. Validos e inválidos.

14.  Argumentación.

15.  Ejercicio encontrar premisas y conclusiones.

16.  Tipos de argumentos. Deductivo, inductivo, analógico, etc.

17.- Tríptico. Insertado en una bolsa, elaborada con tres cuartos  de hoja de papel pegando los contornos de la hoja al cuaderno, excepto la parte de arriba para ahí insertar el tríptico.


CALIFICACION OBTENIDA=


PUNTO MENOS EN CASO DE NO CUMPIR
PUNTOS A RESTAR
1.    Pasta maltratada y hojas desprendidas.
2
2.    Claridad y limpieza.
1
3.    Entrega del cuaderno fuera de tiempo
2

CALIFICACION FINAL=



TOTAL DE PARTICIPACIONES: _______________

domingo, 15 de octubre de 2017

Tipos de argumentos

En nuestra vida diaria utilizamos diversos tipos de argumentos quizá sin saberlo, ¿qué tipos de argumentos hay?, ¿cuál es la estructura de un argumento?, ¿qué tan fuertes o débiles pueden ser las conclusiones?
Existen diversos tipos de argumentos entre los cuales podemos destacar los siguientes: deductivo, inductivo, analógico, abductivo y estadístico. De los cuales sólo analizaremos  los cuatro primeros.
Argumento deductivo
Un argumento deductivo es aquel cuya conclusión deriva de manera necesaria de sus premisas, a esta propiedad exclusiva de este tipo de argumento se le denomina validez. Más adelante veremos este último concepto.
En un argumento deductivo la inferencia es más fuerte que en los argumentos inductivos. Esto se debe a que el contenido informativo de la conclusión está ya en las premisas, es decir, en la conclusión no se obtiene información nueva. La conclusión sólo hace explícito algo que ya se dice en las premisas, aunque de una manera implícita. Veamos el siguiente ejemplo:
•  Todos los gatos maúllan
•  Félix es un gato
- Félix maúlla
Como podemos observar, lo que concluimos está ya contenido en las premisas, así inferimos que Félix maúlla sobre la base de que en las premisas se nos ha afirmado que "Todos los gatos maúllan".
En el argumento deductivo es irrelevante el contenido, pues lo único que interesa es la forma o estructura, es decir, verificar si hay una relación lógica entre las premisas y la conclusión, si las premisas ofrecen un apoyo suficientemente fuerte para afirmar la necesidad de la conclusión.
En el argumento deductivo no es importante ni necesario verificar si las premisas son verdaderas o falsas, pues esto depende del contenido y es objeto de estudio de las otras ciencias particulares. Lo que nos importa es determinar si es una estructura válida.

Argumento inductivo
El argumento inductivo es aquel en el que a partir de la observación de un cierto número de casos particulares, -en un número suficiente de individuos de una clase determinada-, se generaliza en la conclusión las propiedades que se predican en las premisas con respecto a los objetos observados de una clase dada, a todos los miembros de la misma. Tal generalización vale no únicamente para los casos que hemos observado, sino para todos los de su especie, es decir, aún para los que no hemos observado. Veamos un ejemplo:
•  El león es un felino y tiene garras
•  El tigre es un felino y tiene garras
•  El puma es un felino y tiene garras
•  n.
- Probablemente, todos los felinos tienen garras
  En este caso observamos a ciertos individuos particulares: león, tigre, puma y n., los cuales pertenecen a la clase de los felinos, observamos que todos ellos tienen en común la propiedad de tener garras, y entonces inferimos que, con base en nuestras observaciones, probablemente todos los miembros de la clase felino tienen garras.
La forma del argumento inductivo sería la siguiente:
•  El individuo A pertenece a la clase X y tiene la propiedad P
•  El individuo B pertenece a la clase X y tiene la propiedad P
•  El individuo C pertenece a la clase X y tiene la propiedad P
•  n.
- Probablemente todos los individuos de la clase X tienen la propiedad P
  Hay algo que es importante destacar al caracterizar el argumento inductivo, a diferencia del argumento deductivo, el apoyo que las premisas dan a la conclusión es más débil. En un argumento inductivo, si las premisas son verdaderas, la conclusión tendrá más probabilidad de ser verdadera; mientras que en un argumento deductivo, si las premisas son o se suponen verdaderas, la verdad de la conclusión se infiere con absoluta necesidad. Por esta razón, se dice que la inferencia en los argumentos inductivos es más débil, mientras que en los deductivos es más fuerte.
En todos los argumentos inductivos, la conexión entre las premisas y la conclusión sólo permite suponer, en el mejor de los casos, que si todas las premisas son verdaderas, entonces es probable que la conclusión también lo sea. Si las premisas proveen un apoyo adecuado a la conclusión, es decir, si son verdaderas y se ha analizado un número suficiente de casos, entonces decimos que es un argumento correcto.

 Argumento analógico
El argumento analógico consiste en observar ciertas características semejantes entre dos o más objetos, para después inferir, sobre esa base, una propiedad que desconocemos en uno de ellos.
Los argumentos analógicos no pueden clasificarse como "válidos" o "inválidos" como los deductivos, lo que se pretende con ellos es una conclusión que tenga una cierta probabilidad (en esto se parecen a los argumentos inductivos).
La estructura del argumento analógico es la siguiente:
•  Los individuos A, B, C y D tienen todos las propiedades P y Q
•  Los individuos A, B y C tienen todos la propiedad R
- Probablemente D tiene la propiedad R
Pongámosle contenido a la estructura anterior:
•  "Berenice", "El gato negro", "Los anteojos" y "La caída de la casa de Usher" son cuentos de Edgar Allan Poe
•  "Berenice", "El gato negro" y "Los anteojos" me han gustado mucho
- Probablemente "La caída de la casa Usher" también me gustará mucho.
Como podemos observar, la analogía lógica consiste en trasladar las propiedades de un objeto ya conocido a otro que es semejante y tratamos de conocer.

Argumento abductivo

Un argumento abductivo se refiere a dos conceptos que se relacionan entre sí, pero aun así son diferentes. Ambos se refieren a argumentos explicativos.

El primer sentido se refiere a la parte de un argumento en el que se genera la hipótesis, mientras que el segundo sentido se refiere a la parte del argumento en el que se justifica la hipótesis.

El primer sentido que se mencionó era popular anteriormente, pero, en la actualidad, ha caído en desuso, por lo que prevalece el segundo sentido. Este segundo sentido es llamado generalmente “inferencia sobre la mejor explicación”.

Algunos filósofos señalan que el argumento abductivo es uno de los tipos de inferencia que se usa de manera más frecuente, tanto en la vida diaria como en el marco del razonamiento científico.

No existe un modelo específico para los argumentos, lo que genera argumentos entre los pensadores. Sin embargo, lo más común es que se presenten dos premisas y una conclusión que es la mejor explicación para estas dos premisas.

Cabe destacar que los argumentos abductivos no ofrecen un razonamiento realmente lógico, sino que ofrecen la mejor explicación dado las premisas.

A continuación, se presentarán algunos ejemplos para ilustrar de manera más clara los argumentos abductivos.

Ejemplo n° 1

Supón que tienes dos amigos, David y Matt, quienes recientemente tuvieron una pelea que acabó con su amistad.

Poco tiempo después, alguien te dice que vio a David y a Matt juntos en el cine. La mejor explicación para lo que te acaban de decir es que David y Matt hicieron las paces y son amigos de nuevo.

Ejemplo n° 2

Un día te despiertas y te diriges a la cocina. En la mesa, encuentras con plato con migas de pan, un tarro de jalea, un cuchillo con el que se untó la jalea y un vaso con restos de leche.

Concluyes que algún miembro de tu familia se despertó muy temprano para desayunar y que no tuvo tiempo de recoger la mesa.

Pudieras pensar que un ladrón entró en tu casa y que, antes de irse, decidió comer algo; sin embargo, esa posibilidad es tan rebuscada que la mejor respuesta posible es la anterior.

Ejemplo n° 3

Un bebé está llorando y notas un olor desagradable. Concluyes que el bebé necesita que le cambien el pañal. Sin embargo, podría darse que el olor provenga de otro sitio.

Ejemplo n° 4

Vas caminando por la calle y notas que las aceras están húmedas. Concluyes que estuvo lloviendo. Podría haber otras explicaciones, como que alguien tiró un balde de agua para limpiarlas un poco; sin embargo, la lluvia es la mejor explicación posible.

Ejemplo n° 5

Algunas personas tienen problemas de la vista, lo que hace que se tropiecen continuamente cuando hay poca luz. Tu hermano se tropieza continuamente. Es posible que tu hermano tenga problemas de la vista.

Ejemplo n° 6

En tu vida, has visto muchos elefantes en distintas partes del mundo, pero jamás has visto un elefante marrón. Concluyes que no hay elefantes marrones.
Ejemplo n° 7

Uno de los mejores ejemplos de argumentos abductivos son los ofrecidos por Sherlock Holmes. Por lo general, se cree que Sherlock Holmes emplea la deducción para extraer sus conclusiones acertadas; sin embargo, rara vez Holmes deduce.

En la mayoría de las ocasiones, abduce, es decir, infiere la mejor explicación posible para las premisas que obtiene a partir de su observación.

—Usted pareció sorprenderse cuando le dije, en nuestra primera entrevista, que había venido usted de Afganistán.

—Alguien se lo habría dicho, sin duda alguna.

—¡De ninguna manera! Yo descubrí que usted había venido del Afganistán. Por la fuerza de un largo hábito, el curso de mis pensamientos es tan rígido en mi cerebro, que llegué a esa conclusión sin tener siquiera conciencia de las etapas intermedias. Sin embargo, pasé por esas etapas. El curso de mi razonamiento fue el siguiente: «He aquí a un caballero que responde al tipo del hombre de Medicina, pero que tiene un aire marcial. Es, por consiguiente, un médico militar con toda evidencia. Acaba de llegar de países tropicales, porque su cara es de un fuerte color oscuro, color que no es el natural de su cutis, porque sus muñecas son blancas. Ha pasado por sufrimientos y enfermedad, como lo pregona su cara macilenta. Ha sufrido una herida en el brazo izquierdo. Lo mantiene rígido y de una manera forzada… ¿En qué país tropical ha podido un módico del Ejército inglés pasar por duros sufrimientos y resultar herido en un brazo? Evidentemente, en el Afganistán.» Toda esa trabazón de pensamientos no me llevó un segundo. Y entonces hice la observación de que usted había venido del Afganistán, lo cual lo dejó asombrado.

Sherlock Holmes conversando con el Dr. John Watson.
Extracto de “Estudio en escarlata” de Sir Arthur Conan Doyle.